Excavaciones y Rescates Arqueológicos

¿En que consiste?

Una excavación es una investigación de campo invasiva que tiene por finalidad la documentación del sitio arqueológico que normalmente, se encuentra oculto por una secuencia estratigráfica. El objetivo de toda excavación arqueológica es la documentación y recolección con el mayor rigor científico, de todos los elementos que componen el sitio para poder obtener datos que ayuden a reconstruir la historia en ese mismo lugar en un determinado momento.

Es muy importante recoger la mayor cantidad de datos posibles de cada elemento; por esta razón es necesario documentar fotográficamente y gráficamente todo lo que aparece: muros, suelos, fosas, restos cerámicos, líticos, etc. Por tanto, el proceso de excavación debe ser muy cuidadoso, excavando el terreno con mucho cuidado o limpiando continuamente para poder apreciar cambios en la estratigrafía.

Una excavación arqueológica no se entiende si no existe a la misma vez un trabajo de gabinete que ayude a procesar toda la información que se genera en la excavación. Uno de las principales ocupaciones de este gabinete es el lavado y procesamiento de los materiales arqueológicos que se documentan en la excavación.

Para el caso del rescate arqueológico, éste se realiza cuando las evidencias materiales y arqueológicas de grupos humanos pretéritos son susceptibles de ser afectados o están siendo alterados por obras de infraestructura pública o privada, proyectos mineros y/o energéticos, o por agentes naturales. En este sentido, el rescate es básicamente una intervención de emergencia ante posibles afectaciones al patrimonio arqueológico por parte de proyectos de inversión.

Todos nuestros Servicios